Fútbol y Poder

16.12.06

"Deporte de masas y algo más"

Es claro desde ya, que la televisión fue un soporte fundamental para la difusión del fútbol como deporte de masas. Apareció primero para difundir actos políticos, manifestaciones públicas y de a poco se fue adaptando a las formas y metodologías de las diversas sociedades. Aunque también hubo que adaptarse a ella. Claramente existió ese determinismo tecnológico del que habla Raymond Williams, cuando supone que al surgir una nueva tecnología luego de estudios y experimentos técnicos, esta transforma a la sociedad, haciendo que esta también se adapte a aquella.

El pesimismo cultural, al cual también hace referencia Williams, podría relacionarse aquí con lo negativo que fue para las capas altas de la sociedad en la década del ´50, el que la TV le haya dado tanto rédito al fútbol. Hasta allí las capas populares "no molestaban" en los medios de comunicación, pero con el fenómeno del fútbol más el movimiento peronista, tomando el caso argentino, la elite se vio obligada a ceder terreno. Desde el punto de vista de la elite, eso si fue negativo.

Sin embargo no hay que negar que la TV, tanto en el fútbol como en otros ámbitos, hizo evolucionar a las comunicaciones de las diferentes sociedades, tanto desarrolladas como subdesarrolladas, como comenta Bill Gates en su texto "Camino al futuro". Es cierto que atravesó por diferentes etapas como decía Alejandro Piscitelli, pero esas etapas fueron cada vez para mejor. Es obvio que la interactividad entre el público y la TV así como los nuevos formatos trajo mayor participación en la ciudadanía.

Es notorio que la participación de la TV en el fútbol fue también una forma de darle paso a la multitud, que venía queriendo "salir a la superficie" para decir que allí estaba y que tenía al fútbol como su deporte favorito. Esto fue obviamente tomado por el Poder, para manipular posteriormente los manejos y negocios con que el fútbol se fue reproduciendo una y otra vez a través de los sujetos poderosos nefastos que fueron surgiendo en ese ambiente. Pero el fútbol es el fútbol y antes que todo es un juego, incorruptible en su esencia por cierto.

"No todo está perdido"

Terminó el Apertura y volvimos a creer en el Fútbol doméstico. Luego de deambular por un torneo manchado por los ineptos e imbéciles de siempre, la cita tuvo un merecido campeón, Estudiantes de La Plata. No solo dejó al estúpido del presidente de Gimnasia boquiabierto sino que tampoco pudo salirse con la suya.



La realidad puso en su lugar a aquellos que quisieron estropear la esencia del deporte mas hermoso del mundo. Todo esto también es una señal para el mas mafioso de todos, el presidente de la AFA, Julio Grondona, quien debería haber dejado ese cargo hace mucho tiempo ya. No sólo volvimos a creer, como decía el siempre querido "Cholito", sino que nos dimos cuenta que no todo está podrido en nuestro Fútbol.



Así y todo, éste torneo nos deja una marca muy profunda. No fue un campeonato más, no fue un campeonato cualquiera. El campeón fue después de mucho tiempo un equipo con mística, con fútbol pero por sobre todas las cosas, como hace mucho no se veía, fue un merecidísimo campeón. No fue sólo el que ganó la mayor cantidad de partidos, sino que tambien los ganó con autoridad. Gracias Pincha. Felicitaciones León.

19.11.06

¿Es la TV un medio "inocente" y desligado de toda culpa?

Así como la TV es un gran aporte para el negocio marketinero futbolístico, tambien está claro que con ella se puede tener más variantes a la hora de ver un partido, si es que no se querria tener intenciones de ir a la cancha.

Según Alejandro Piscitelli, los últimos 50 años han sido divididos en 3 etapas, a través de las cuales la TV ha desarrollado su potencial: la paleotelevisión, la neotelevisión y la postelevisión. La primera se desarrolló en el período entre 1950 y 1980, aproximadamente, en la cual este medio era apuntado hacia una cuestión mas pedagógica, es decir, se veía a la televisión como una forma unidireccional de hacer llegar los contenidos a la típica familia perfecta, la cual tenía todo lo que se decía en la TV como verdad.

La neotelevisión trajo nuevos cambios en el formato de la misma, siendo el principal cambio, la introducción de la TV color. Se introdujo el VIDEO como otra alternativa para poder pasar por alto la publicidad, repetir tal o cual escena si fuese necesario y tener propia elección a la hora de ver ese video. Aquí nos encontramos con la época en que los gobiernos militares, utilizaron principalmente al Mundial de Fútbol, como excusa para disfrazar su crimen. El Mundial se transmitió enteramente a color y permitió a los televidentes poder diferenciar claramente y mas nítidamente a los equipos que disputaban un encuentro. Fue obvio el matiz político que todos estos cambios tenían por detrás.

Finalmente, y ya más acercados a nuestra época, en la década del ´90 surge el concepto de postelevisión, donde lo digital comienza a tener gran importancia. El complemento entre la televisión, el teléfono, la informática y los nuevos equipamientos digitales, sumados a la mayor nitidez en la pantalla, hacen que en el caso del fútbol, las coberturas de los partidos comiencen horas antes con comunicaciones vía satélite con figuras emblemáticas del deporte analizando las posibilidades de los equipos que se estuviesen enfrentando. Todos estos cambios, no sólo en el ámbito futbolístico, sino que en otras situaciones también, se generan o se producen debido a una clara intencionalidad de llevar al ser humano a seguir perpetuando el modelo económico, político y social, imperante en gran parte del mundo actual.

18.11.06

¿Pasión de multitudes o sólo de unos pocos?

Es ya cierto que el Fútbol no es un juego cualquiera. Es más, se podría decir, hoy en día, que ya ni siquiera es un juego; es más bien un negocio lleno de intereses políticos y económicos que fluctúan constantemente y no paran de quitarle la verdadera esencia al deporte. Ahora bien, ¿porqué siempre que se toma una medida preventiva para frenar a los inadaptados sociales, el gran perjudicado de ella es el VERDADERO HINCHA?

¿Acaso no sabe el gobernador Solá, que con la medida de no dejar entrar al público visitante a las canchas, le está cortando la posibilidad a un pibe de 8 o 9 años de vivir esa sensación que sólo se vive alentando a tu propio equipo en una cancha del contrario? ¿Se da cuenta que justamente la esencia del juego no está ni en el dinero que pueda costar un jugador, ni en el dinero que pueda costar un operativo policial, ni en el dinero que pueda costar movilizar a cierta gente para diversos actos políticos, que dicho sea de paso muchas de esas personas también tienen relación directa con diferentes barrabravas y a su vez con dirigentes nacionales como, por ejemplo, el mismo gobernador? Basta de disfrazar los negocios ocultos que seguramente usted tiene señor gobernador, con medidas que sacan de escena al verdadero protagonista de esta disciplina: el hincha puro y sentido de verdad. Aquél que se junta previamente a los partidos para compartir un asado con hinchas de equipos contrarios, ese el cual pertenece al folclore del fútbol sincero. Dedíquese a lo "suyo", ¿la política?.

El fanatismo no se traduce en seres idiotas que lo único que hacen es ir a sacar ¿un poco? de dinero de tal o cual reventa. Tampoco se traduce en imbéciles que lo único que saben hacer es generar desmanes y provocar disturbios en las canchas. El verdadero fanático, ya sea en esta u otras disciplinas,como por ejemplo la música, es aquél al cual le sobran las cuerdas vocales para cantar, las piernas para saltar, y las lágrimas para llorar de emoción o de tristeza. Es aquél que si no tiene un peso para viajar, "hace dedo" para trasladarse de su zona a otra zona del conurbano o a hasta otra provincia del país, sólo para alentar a su cuadro. No confundamos a unos pocos inútiles e inservibles con el fánatico sano. No dejemos que la realidad termine de convencernos de que este tipo de medidas son las únicas que se pueden tomar, porque si lo hacemos, ahí sí que el fútbol dejaría de tener sentido para siempre, ya que el sentido mismo se lo da únicamente la gente que no entiende de intereses políticos, económicos,judiciales ni de líderes de "barrabravas", ni de dirigentes pepetuados en el poder (ej. Julio Grondona). Esta gente solo entiende de alegrías, tristezas, ídolos futbolísticos, banderas, gorros, puteadas y "gastadas" y se los denomina, nada más y nada menos que HINCHAS.

13.11.06

"La pelota si se mancha"

Con actitudes como las del señor Muñoz, presidente de una de las instituciones mas añejas del fútbol argentino, el juego en sí, se desvirtúa. Es cierto que hoy en día no se puede esperar mucho de los dirigentes argentinos, en general. Pero sí debería haber un mínimo código en el cual se juzgue correctamente los errores nefastos de personajes que tienen puestos directos en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), y de los cuales depende el correcto desarrollo de esa disciplina, en nuestro país.

Ya todos conocemos el episodio desatado en el estadio Ciudad de La Plata, en el mes de septiembre, durante el partido que disputaban Boca y Gimnasia. Ahora bien más sorprendente es lo que pasó hace menos de una semana en el mismo estadio, cuando se estaban completando los restantes 45 minutos que habían sido suspendidos en aquel mes. La pelota iba e iba y no encontraba resistencia en los jugadores del Lobo. De hecho Palermo, rabioso hincha de Estudiantes (archirrival del Lobo), metió un gol y ni lo gritó. Es cierto que el principal factor que hizo que los jugadores platenses no jugaran al fútbol, fueron los barrabravas del club quienes irrumpieron en una de las concentraciones del plantel, previas al partido, para amenazarlos. "Si ganan, les tiramos un tiro en cada pierna", habría sido el dicho que retumbó en el hotel frente a todos los jugadores, los días anteriores.

Es preciso señalar que Muñoz, hombre mafioso si los hay, no opuso ninguna resistencia a éste hecho, por que justamente el debe haber sido parte de las amenazas. Si hay un autor intelectual de los hechos, ese es el señor Muñoz. Para sumarle más suspicacia al hecho, un día antes de que se complete el partido por la sexta fecha del Torneo, el presidente gimnasista no fue siquiera acusado de nada y se lo absolvió de la causa por las amenazas al árbitro Giménez. Para colmo, lo único que hicieron fue imposibilitarlo de acceder a cargo en la AFA por 6 meses, pero le dejaron vía libre para poder seguir siendo presidente de "su" institución.

No hay que ser tan absolutistas, pero en algo tiene razón Daniel Passarella al decir que el campeonato es poco serio, no por que en la cancha los jugadores no demuestren lo que tienen que demostrar, sino por que afuera de ella 5 o 10 tipos ineptos son los que manejan los negocios sucios detrás del juego, que demás está decir que no deben de existir. Hasta que no se demuestre lo contrario, ya sea por actitudes por parte de los protagonistas o por dirigentes que demuestren interés sincero y verdadero, de que el negocio no se coma a la esencia, la pelota, sin tener la culpa e indirectamente va a seguir manchándose.

10.10.06

¿Negocio, o simplemente un juego?


Demás está explicar la relación que tuvieron y que siguen teniendo, el deporte mas popular de la Argentina y el karma mas isoportable que ha tenido la sociedad, el futbol y la política respectivamente. Sin embargo siempre es bueno recordar momentos en que estos dos actores, más que importantes en nuestro país, se han entremezclado o entrecruzado y han generado tantas repugnancias como también alegrías. Si bien el fútbol ha sido utilizado como fuente de poder político desde que comenzó a disputarse aquí en la Argentina, es claro que con Juan Domingo Perón, en la década del ´50, esta relación comenzó a tomar mayor reelevancia ya que se empezó a tener a la Selección Argentina de Fútbol como símbolo o estandarte de una de las grandes cuestiones que le podrían llegar a dar alegrías al pueblo, siendo éste el factor primordial de los sucesivos gobiernos peronistas. Vale aclarar que durante aquella época la Selección tuvo en sus filas a la denominada "Máquina" de River Plate, con la cual se ganaron varios Torneos Sudamericanos, a pesar de que en el Mundial del ´50, disputado en Brasil, la Argentina no concurrió justamente por disidencias entre los gobiernos argentino- brasileños. Aquí, por primera vez fue clave la intromisión de la política en el fútbol en nuestro país.
Durante las décadas subsiguientes, a pesar de que no hubo una indisimulable intromisión de los gobiernos en el fútbol, directamente, se siguió teniendo mucho respeto al deporte de masas. Ahora bien, es preciso señalar las dos veces mas claras de la historia argentina, en las cuales el fútbol y el poder político fueron de la mano más que nunca. Durante el gobierno de facto que comenzó su período en 1976 y siguió hasta 1983, se llevó a cabo en nuestro país el Mundial de Fútbol de 1978. El gobierno del general Videla, vió aqui una gran posibilidad para demostrarle al mundo y ademas al pueblo argentino que nada de lo que se decía en el extranjero era cierto. "Los argentinos somos derechos y humanos", decía uno de los tantos panfletos que eran repartidos en las inmediaciones de los estadios donde jugaba la Selección. En éste Mundial se llevó a cabo el engaño más perfectamente preparado, hacia la sociedad argentina. El fútbol nos traía una alegría incomparable, pero la política (que en definitiva no existió durante ese período como tal)y el gobierno de turno paralelamente, llevaba a cabo uno de los genocidios más terroríficos en nuestra Nación.
Por último es clave marcar la importancia que tuvo el fútbol durante los gobiernos constitucionales de Raúl Alfonsín, primero, y de Carlos Menem, posteriormente. En 1986, la Selección consiguió el segundo Mundial de su historia y trajo la Copa, con Diego Maradona a la cabeza, para mostrarla al pueblo en la Casa Rosada. Durante aquella época el país no estaba pasando por un momento económicamente favorable, es por eso que Alfonsín vio oportuna la posibilidad de llevar a los jugadores argentinos al balcón de la casa de gobierno. Lo mismo decidió hacer Carlos Menem, finalizado el Mundial del ´90, cuando la Argentina consiguió el subcampeonato, con un equipo que no se veía en la final del Mundial.
Es claro, no sólo por aquellos momentos, sino también por las constantes relaciones que actualmente existen entre dirigentes nacionales y clubes del fútbol argentino, que el poder político y "el deporte mas hermoso del mundo" (como suele decir un relator en la cadena de deportes ESPN) siempre van a ir de la mano, mejor disimuladamente o no. La dirigencia nacional va a tratar siempre de sacar provecho de los beneficios o alegrías que puedan ser generadas gracias al fútbol.

8.10.06

¿Y Guillermo donde está?

Durante toda la semana se había hablado de cómo River iba a poder ganarle a Boca con los nombres que tenía en el plantel, que Boca era muchísimo más en individualidades y que ademas llegaba con el plus anímico de haber dado vuelta un partido fenomenal contra Vélez, el domingo pasado. Sin embargo hoy se demostró dentro y fuera de la cancha, la personalidad del equipo riverplatense; adentro porque tuvo en Fernando Belluschi un jugador con mucha magia derrochada y una velocidad aniquiladora, y afuera, porque como siempre, las tribunas millonarias fueron una verdadera fiesta.
El partido comenzó con una ráfaga de buenos toques en el equipo de Passarella, que derivaron en un bombazo espectacular del "Pipita" Higuain que rompió el palo izquierdo de Aldo Bobadilla. Con llegadas aisladas del "Pampa" Calvo, Boca se acercaba sin tanto peligro al arco de Carrizo, hasta que pasados los 30 minutos Silvestre se equivocó, y cometió una falta infantil en la puerta del área grande, del lado del córner derecho. Belluschi la metió en el área chica y luego de un rebote Higuain la mando a guardar con un exquisito taco. La fiesta era toda de River, aunque duró muy poco ya que 2 minutos después, Palacio recibió una habilitación precisa de Gago, y luego de una gambeta "Garrinchesca", convirtió un gol de otro planeta. Así cerró el primer tiempo, bastante parejo pero con un sabor muy amargo para los hinchas de River.
En el segundo tiempo River salió decidido a buscar la victoria, tanto que antes de los 10 minutos ya estaba 2 a 1. Palermo remató de afuera del área pero rebotó en Nicolás Domingo. Éste salió disparado en un contragolpe perfecto, se la tocó a Belluschi y éste, acordándose del pase del "Diego" a Cannigia contra Brasil en el Mundial ´90, habilitó a Higuain, que con una deliciosa definicón, habiendo eludido al arquero, la mandó a guardar haciendo explotar el Monumental de Nuñez. Aquél pase perfecto del número 8 de River, se repitió unos instantes después, pero al "Tecla" Farías, quién con un puntinazo certero liquidó el pleito. Después vino la expulsión de Matías Silvestre cerrando su tarde nefasta y los minutos adentro de la cancha del "Chelo" Delgado que no pudo hacer mucho.
Ahora bien, capitulando este análisis, simplemente me queda una duda...¿Guillermo Barros Schelotto entró en algún momento?, ¿Estuvo en la cancha o simplemente se mostró un poquito para las cámaras desde el banco?. Ah cierto que me acordé que estabas viejito y que ni Basile, ni ahora La Volpe, te tienen en cuenta. Chau Gullermito. Suerte.

22.9.06

"Pechito frío"

Riquelme en el último Mundial: dejó mucho que desear
Todos sabemos de la calidad futbolera del señor Riquelme. Basta con haberlo visto jugar en su mejor época en Boca, o hace algunos meses llevando a un equipo chico de España, el Villareal, a las semifinales de la Champions League. Ahora bien, está claro también que no ha hecho un buen Mundial, el que él había pensado como "su" Mundial. Sin embargo hay una cuestión que no se puede dejar de remarcar. Hace pocos días renunció a la selección, alegando que su madre sufría mucho, tanto las críticas de la prensa como las de la sociedad futbolera en general. Siguiendo esa visión, ¿no debería haber renunciado el "piojo" López a la selección, en la época en que era sumamente bancado por Passarella, y criticado por la mayoría de los hinchas?, ¿Verón no debería haber dado un paso al costado cuando fue abucheado y vapuleado por las críticas, luego del Mundial 2002? A pesar de haber tenido pocas chances luego de aquellas situaciones, ninguno de los dos renunció alegando "sufrimiento por parte de los familiares por las críticas de la sociedad".
Es claro que Riquelme llegó a ser lo que fue en sus mejores épocas, por que tenía a esos equipos a sus pies. El modelo se adaptaba a lo que debía hacer él. Pero también quedó evidenciado que si no se tiene un poquito más de garra y sé es más solidario en un equipo, cumpla la función que el técnico le haga cumplir o no, siempre pasará desapercibido. Y es esto mismo lo que pasó en el pasado Mundial con Juan Román Riquelme. Como dice el ya gastado y antiguo dicho: "los pingos se ven en la cancha", y yo le agregaría en este caso "y también en los torneos verdaderamente grandes". Debe haber sido tanta la frustración que sintió este jugador por haber defraudado que no se bancó las presiones, y eso demuestra claramente que un jugador así no es de selección. Basta de tanta mentira. Lo que hace falta para ganar algo grande a nivel selección no son jugadores como Riquelme, sino jugadores que transmitan solidaridad, garra, voluntad, pero por sobre todas las cosas capacidad de superar todos y absolutamente todos los momentos adversos. No es este caso precisamente.